lunes, 3 de diciembre de 2012

Crecimiento económico de Singapur desde su independencia (Parte II)

Seguimos con la segunda parte del post sobre el crecimiento económico de Singapur desde su independencia. Hoy voy a hablaros del crecimiento entre la década de los 60 y la década de los 80 inclusive.

Años 1960

Principales retos económicos

El principal reto de Singapur en sus primeros años como estado independiente era vencer el problema del desempleo. El gobierno de Singapur comprendía que la única manera de aumentar el empleo era mediante un importante crecimiento de su industria. Pero en sus primeros años, la economía del país todavía dependía demasiado del comercio de exportación para la Compañía Británica de las Indias Orientales, y como resultado, el sector industrial estaba poco desarrollado. Por otro lado, había poco capital para financiar el crecimiento del sector industrial.

Estrategia tomada por el gobierno

El papel del gobierno de Singapur fue crucial en este momento. En sus primeros años de autonomía política, el gobierno de Singapur le pidió a la ONU que les enviara asesores económicos que hubieran trabajado en países en condiciones similares al Singapur de los años 60, especialmente en términos de tamaño y etapa económica. El Doctor Albert Winsemius, un empresario holandés que había aconsejado anteriormente a Portugal y Grecia, fue quien dirigió el equipo de la ONU. Una de las primeras iniciativas fue establecer una institución que se encargara de que facilitar la inversión extranjera en la isla. Esta institución debería proporcionar a los inversores extranjeros información sobre los procedimientos para invertir en Singapur. El objetivo principal era reducir la burocracia gubernamental a la hora de invertir en el país.

El Consejo de Desarrollo Económico (CDE) se estableció en 1961 con el principal objetivo de atraer capital extranjero al mercado de Singapur. Esto sucedió al mismo tiempo que muchas empresas en las economías occidentales se veían amenazadas por la expansión de las compañías japonesas. Los gestores del CDE viajaron por Estados Unidos y Europa promocionando Singapur como el lugar adecuado para construir centros industriales de bajo coste para las grandes compañías. Singapur era un país políticamente estable con una gran mano de obra que hablaba bastante bien el inglés.

Además, para atraer a las multinacionales, el CDE impulsó la creación de la Ciudad Industrial de Jurong con fábricas listas para ser ocupadas por las empresas extranjeras. En 1967, se aprobó la Ley de Incentivos a la Expansión Económica, permitiendo al CDE el derecho de dar estatus de ‘pioneros’ a las empresas extranjeras, con beneficios fiscales por un período de hasta cinco años. En consecuencia, la mayoría de los inversores extranjeros vieron sus costos de producción reducidos en aproximadamente un 20%. Pronto, muchas empresas extranjeras entraron en Singapur.

Resultados económicos del período

Durante la década de los 60, el PIB de Singapur creció a un promedio relativamente alto del 6% anual. En el mismo período, el porcentaje que ocupaba la industria en el total del PIB, creció de un 10% a principios de la década a un 15% a finales de ésta. Y más importante, la entrada de empresas extranjeras en la isla permitió que Singapur adoptara la tecnología que los inversores habían traído.

Años 1970

Principales retos económicos


A pesar de que se había conseguido un crecimiento económico importante en los años 60, la economía de Singapur todavía estaba lejos de ser un éxito. La tasa de desempleo era todavía bastante alta, alrededor del 10%, y todavía había problemas económicos, principalmente debidos a la salida de los británicos de la isla y a la política de confrontación de Indonesia. A diferencia de Hong Kong, el gobierno de Singapur ya no tenía el apoyo de Gran Bretaña. Y la expulsión de Singapur de Malasia había desbaratado el plan original de crear un mercado común en la región, que hubiera hecho Singapur todavía más atractivo para los inversores. El gobierno de Singapur tenía que continuar sus duros esfuerzos para mejorar las condiciones económicas de la nación.

Estrategia tomada por el gobierno

El Consejo de Desarrollo Económico continuó revisando su plan de incentivos fiscales con el objetivo de que el país mantuviera su atractivo para los inversores extranjeros. El estatus de ‘pionero’ se modificó en 1970 para extender los recortes tributarios para un período fijo de cinco años, y se volvió a modificar en 1975 para aumentarlo a 10 años. Después, a finales de la década, el plan de incentivos fiscales se extendió para incluir también a las pequeñas empresas industriales de Singapur, así como proporcionar beneficios a las empresas que ofrecían servicios a las empresas existentes. Los incentivos y beneficios fiscales redujeron los costes de producción de manera significativa por más del 33%.

Además de la provisión de incentivos fiscales y otros beneficios, el gobierno de Singapur trabajó en el establecimiento otras instituciones de apoyo. Se hizo cargo de las inversiones en las zonas que carecían de conocimiento técnico privado local. Nacionalizó empresas del sector financiero y del de transportes, lo que llevó al nacimiento del Banco de Desarrollo de Singapur (DBS Bank), la aerolínea Singapore Airlines y el Astillero Sembawang. Estas instituciones apoyaron el establecimiento de servicios financieros así como el desarrollo de las infraestructuras físicas y no físicas de Singapur.

Para ayudar a financiar la inversión pública en Singapur, el gobierno continuó con el Fondo Central de Previsión (FCP), el pilar principal del sistema de seguridad social del país, que llevaba vigente desde 1955. Aunque ha habido varios cambios en el sistema tales como una mayor utilización de los fondos del FCP para la compra de casas y para beneficios médicos, el FCP sigue siendo obligatorio para todos los trabajadores en la actualidad. Lo que este sistema aportó a la economía fue la creación de una mano de obra basada en el trabajo duro, el ahorro y la independencia.

A principios de la década de los 70, el gobierno de Singapur, mediante la Ley de Empleo, formó los estándares de empleo para prevenir y resolver problemas entre los empleados y los empleadores. También, en 1972, el gobierno de Singapur formó el Congreso Nacional de Sindicatos (NTUC) como el único sindicato nacional para supervisar el empleo y los problemas salariales.

Resultados económicos del período

Todas estas iniciativas diferentes llevadas a cabo por el gobierno funcionaron bien hasta finales de los años 70. A finales de la década, la tasa de desempleo era solo del 3,5%, mientras que el sector industrial pasó a componer un 25% del PIB. Singapur se estaba empezando a ganar el reconocimiento internacional gracias a su tasa de crecimiento anual del PIB del 10%.

Años 1980

Principales retos económicos

Mientras que los primeros años del Singapur independiente presentaban un problema de falta de capital, los años 80 se caracterizaron por otro tipo de desafíos y problemas económicos. Siguiendo el ritmo relativamente rápido de industrialización con altas inversiones de capital, Singapur en la década de los 80 se enfrentó a un mercado de trabajo muy limitado con presiones cada vez mayores sobre el salario de los trabajadores. 

Al mismo tiempo, empezaron a crecer otras economías emergentes en el Sudeste de Asia. La economía de Singapur ya no era vista como la que podía ofrecer trabajadores de bajo coste, y por tanto, para mantenerse competitiva en el mercado global, Singapur cambió su estrategia en una que pudiese asegurar el desarrollo de industrias de alto valor añadido. La mano de obra de Singapur necesitaba aumentar su nivel de cualificación para permitir que el país cambiara de la economía industrial a la economía de los servicios.

Estrategia tomada por el gobierno

Con el fin de alcanzar su objetivo de contar con una mano de obra altamente especializada, el gobierno de Singapur creó el Consejo Nacional de Informática (CNI) en 1981 para establecer una buena formación para los empleados de las industrias relacionadas con las TIC. Esto era al mismo tiempo necesario para proporcionar una mano de obra suficientemente cualificada en TICs para atraer a las empresas informáticas mundiales y que produjeran y vendieran su software a través de Singapur. El CNI continuó de 1981 en adelante para supervisar el desarrollo de la implementación de las TIC como parte de la creciente ‘infoestructura’ de Singapur. 

Entre algunas de las iniciativas de la última parte de los años 80, el CNI desplegó un plan para promover una cultura de utilización y aplicación de las TIC en las empresas así como un incremento del desarrollo local de las TIC para que, de esta manera, las empresas del país pudieran estar comunicadas con otras en Occidente. Durante ese mismo periodo, el gobierno de Singapur gastó una enorme cantidad de dinero en la construcción y desarrollo de la nueva ‘infoestructura’. El gasto del público en infraestructuras creció hasta situarse en el triple del gasto extranjero en la década de los 80.

El papel del CDE no disminuyó de la década de los 80 en adelante.  En 1983 se revisó el sistema de estatus pionero para asegurar que los incentivos fiscales se continuaban aplicando a las empresas pioneras. En esta década el CDE amplió los beneficios fiscales de las empresas industriales para incluir también a las financieras. Además, se ofrecieron beneficios fiscales a las multinacionales que quisieran establecer su sede en Singapur.

Resultados económicos del período

Como resultado de las diferentes estrategias económicas aplicadas, Singapur mantuvo su crecimiento del PIB en un promedio de 7,3% anual durante la década de los 80. Al mismo tiempo, la proporción de empleados altamente cualificados aumento del 11% registrado e 1979 a un 22% en 1985, mientras que las ventas locales y las exportaciones de ordenadores se multiplicaron por diez para final de la década.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
;